La Gesta de los Argien o Argain

Corren los tiempos del Segundo Imperio Paio del 10.099 a.C al 3.589 a.C. Los Paios ya habían recuperado muchas de las tierras de antes del Golpa. Muchos territorios Bere ya estaban bajo su yugo.

etaberik

Durante el 6º Milenio a.C el sitio a BETURO muy largo y difícil supuso la invasión por norte del Imperio y que el ETA ARABE, el primer Reino en esta tierra llamado ARABE 〈〈tierra del BE〉〉, perdiera gran parte de su territorio. Este Reino árabe fue fundado en el XI milenio a.C por los descendientes directos del Be que acompañaban a Marta en su viaje desde AMERIK.

batalla

El tratatado de BETURO fue el nacimiento de la confederación del ETA BERIK que sostendría encarnizadas luchas contra el muy bien organizado y disciplinado ejército del Imperio Paio cuyo objetivo era la ocupación total de la muy amada por los paios, península, su objetivo respecto a los Berik era la conquista de la orgullosa ARGA.

Los Berik esperaban a los paios en TABEIZ (Tafalla) y fueron engañados pues los paios atacaron por IRIGE (Logroño).

porarga
Los paios le tenían ganas a los ARGAIN o ARGIEN (pronunciado arguien) pues suministraron sacos de trigo por un tunel secreto a los BETURO sitiados y eso alargó muchísimo el sitio. No olvidarían nunca esta ayuda de los Argien, poniéndoles en ridículo durante los largos meses de la incomprensible resistencia de los Beturos.

Los sacos eran transportados siguiendo el curso del río Auribe, en barcazas cuyas proas emergían apenas de la superficie del agua y siendo además totalmente recubiertas de ramas y hierbajos. Los barqueros las escondían de día en los cañaverales. Durante la noche circulaban silenciosamente.
Llegaban así a un lugar en donde los sitiados habían excavado una galería subterránea, la cual desde la parte inferior de una construcción amurallada, bien defendida por altos torreones, desembocaba muy próxima al río, por entre medio de abundantes cañas y plantas acuáticas.
Cuando los Paios descubrieron el túnel permitiendo el aprovisionamiento de la ciudad, la situación cambió radicalmente y no tardaron en tomar la plaza.

Alexandre Eleazar, Los Bere

Por ello los Argien gozaban de fama de astutos e inteligentes. Los paios tenían ganas de castigarles y había llegado el momento.

El plan del Ejército Paio era cercar ARGA y ver lo inteligentes que iban a ser ahora. Los Argien por su parte tampoco tenían intención de enfrentarse en campo abierto pues el ejército paio era muy grande y tampoco parecía que temieran la eventualidad de un cerco.

muroEntonces los Argien cercaron ARGA con un grueso muro de piedras. Y a media legua de distancia quedó instalado el ejército paio rodeando completamente la colina en la que se encontraba ARGA. Los paios esperarían tranquilamente unos meses para ver si los Argien daban señal de intranquilidad o agotamiento.

Pero se vieron hostigados día y noche, y casi constantemente, por los GUDATZALE, que eran los guerrilleros que formaban grupos de rudos y bravos campesinos y montañeros, deseosos de hacer pagar un alto precio al Imperio por su atrevimiento en pisar la Sagrada tierra de los Bere.

Los paios describen a los gudatzale como altos, fornidos y poseedores de una gran fuerza física: «eran feroces combatientes, nunca temerosos de la muerte por estar seguros de ir al Cielo».

Los argien siguieron muchas y variadas estrategias.

Se acercaba el verano y la cosecha de trigo fue quemada misteriosamente por los Gudatzale, el ejército del Imperio, perdió así provisiones. También los gudatzale atacaban a los convoyes militares con provisiones que llegaban siempre deterioradas y en mal estado.

Por las noches luces se encendían y apagaban cosa que animaba a los argien comprendiendo que sus compatriotas los ayudaban pero ponía muy nerviosos a los paio.

Durante el día atacaban los Gudatzale a todos los soldados paio que se arriesgaban a separarse del grueso de sus fuerzas, si se adentraban demasiado en los bosques en busca de materiales los atacaban y exterminaban.

Durante el frío invierno en las noches de gran frío se acercaban a los campamentos prendía paja y ramas y con el deslumbramiento y el humo los intrépidos combatientes Bere causaban bajas a los invasores y mataban a los animales de carga a su alcance.

En el suelo mojado de escarcha intentaban romper los sacos para que el trigo se mojara y así no sirviera para alimentar a los animales ni para molerlo.

Cuando los campos estaban enfangados los Bere llevaban zuecos con tacones de varios palmos de tacón… el invierno no era buena época para combatir para los paios, sin embargo, era muy bien aprovechada por los bere.

escudo

Avanzaba mucho el invierno y los Paio sospecharon que Argien se habían vuelto a burlar de ellos y que sus provisiones excedían a lo que habían previsto. Seguían sin aparecer tras la muralla y su bandera berde ondeante.

Eran atacados constantemente, muchas veces aparecían los Argien con grandes escudos de madera de roble y lanzando gran cantidad de flechas de hierro con fama de ser de la mejor calidad, así protegidos quemaban los carros que empujaban con fuerza contra los paios.

Al llegar la primavera los Argien izaron la bandera blanco y preguntaron sobre las condiciones de rendición, los paios respiraron aliviados y propusieron lo siguiente:

los prisioneros militares y varones de más de 14 años quedarían cautivos de por vida, mientras el resto de la población podría permanecer en las tierras circundantes para trabajar los campos, luego de abandonar enseguida el pueblo fortificado.
Las gentes perdonadas formarían un nuevo pueblo, en el lugar del valle que se les indicaría, a condición rindiesen culto al Supremo RA e hiciesen cada año acto de presencia en las PAROSETZION, trayendo todos los regalos pedidos por el PAREMEN OTI (los Anales dicen que el poder de este Pare fue recordado como muy amargo, muy duro, ofensivo frente a las creencias en Dios e intolerante respecto a las costumbres emanadas de los Bere. Dicho Pare tenía gran ambición de poder, un carácter mezquino y pocos sentimientos humanos ya que daba de comer a sus perros a cualquier hijo suyo nacido con piel blanca de madre Bere. Solamente respetaba la vida de sus hijas blancas, pues pasaban a ser sus concubinas en cuanto alcanzaban la pubertad).
Así mismo todas las niñas vírgenes y púber deberían serle entregadas ahora y al principio de cada año, formando ramilletes. El pueblo pagaría un tributo al Imperio, además de sufragar los gastos de manutención de una guarnición permanente de 500 soldados. Éstos quedarían aposentados dentro del recinto del pueblo fortificado de la colina.
El Tratado estipulaba que las tierras llanas de la región, sin excepción, pasarían a ser propiedad del Pare quien por «mendar» las operaciones militares era llamado PAREMEN.
Pese a esas «buenas intenciones» de los Paios, los Bere sabían muy bien que al entrar aquéllos en una ciudad o tierra conquistada, su ley era inexorable y sin apelación: todos los varones Bere mayores de 14 años, sin distinción, serían degollados o quemados vivos. A los niños no púberos se les cortaría los testículos a fin de que más tarde no pudieran reproducirse. Servirían como criados en las casas de los mercaderes y funcionarios que los comprasen (el significado original de púber se refería solamente al órgano genital de las Bere).
Los Pares dejaban siempre con vida a las mujeres jóvenes y a las niñas vírgenes, pues las reservaban para ellos. Las otras las entregaban a la soldadesca, muchas veces luchando con el único deseo de conseguirlas.
Por tales motivos los Argien insistieron en pedir la vida y la libertad de los varones menores de 14 años y que además no fueran castrados. Querían ver con sus propios ojos a los jóvenes y a las mujeres salir y caminar hasta el bosque de enfrente. No deberían ser molestados para nada. De lo contrario la resistencia continuaría.
Desde lo alto de las murallas enseñaron a los Paios unos sacos supuestamente llenos de trigo, y para bien demostrarles que así era, abrieron dos o tres señalados por los soldados Paios apuntando con los dedos. Unos chorros de hermosos granos de trigo bien seco resbalaron hasta la base de las murallas y los MENDES comprobaron su calidad.
Como los soldados pidieron a los Argien siguieran vertiendo más trigo, éstos dieron enseguida la vuelta a los sacos.
Los sitiados gritaron entonces que si fuera necesario resistirían todavía hasta el final del verano próximo o en todo caso hasta la llegada de un importante ejército Bere preparándose en un lugar cercano, según informaciones recibidas por unas KALUMBE (palomas).
Como añadieron que mientras este ejército llegase podrían entregar cada día al Pare un buen pan de ocho libras, bien cocido, éste dio la orden de aceptar las condiciones de los Argien.

Alexandre Eleazar, Los Bere

Los primeros en salir fueron las mujeres con algunos niños en los brazos, luego salieron los viejos que nunca se incluían en los tratados pues los paios los consideraban inútiles en todos los aspectos. Esperaron y esperaron pero no salió nadie más…

Extrañados entraron dentro de las murallas hasta Arga y no había nadie allí dentro, revisaron casas y nadie, frente al ayuntamiento un montón de desnudos y muertos casi todos muy mayores lo que le hizo entrar en sospecha de que los jóvenes estarían escondidos, entonces exclamó:

– Nos han engañado… Los Argien nos han engañado otra vez… No eran mujeres y viejos los que salieron hacia los bosques… sino hombres disfrazados de mujeres y viejos.

Pero en ese mismo momento el Menduru pudo oír una voz gutural emanando desde el tejado del ayuntamiento.

– Te equivocas Paio… Los hombres nos hemos quedado aquí, para morir de pie como
deben morir los Bere.

Y saltando casi todos a la vez desde los tejados recubiertos de paja seca, de las casas y del ayuntamiento donde estaban agazapados, los valientes Bere se abalanzaron sobre los Paios, haciendo gran matanza de todos cuantos penetraron en el recinto amurallado.
Los soldados sorprendidos pidieron ayuda a los de afuera y éstos se apresuraron a entrar al interior del pueblo. Cuando las calles estuvieron abarrotadas de ellos, algunos Argien escondidos en los tejados volcaron la paja e incluso las vigas sosteniendo las techumbres, por encima de las cabezas de los asaltantes. Luego tiraron teas encendidas y todo ese material prendió fuego rápidamente.
Los Paios comprobaron pronto como no les quedaba otro remedio que escoger entre morir asados, degollados o acribillados por una copiosa cantidad de flechas.
La lucha encarnizada y feroz duró hasta el anochecer pues iban entrando más y más Paios por la gran puerta, empujados por sus oficiales.

«El pueblo de Arga en llamas quedó transformado en un horno infernal que acabaría por abrasar tanto a sus defensores como a miles de soldados Paios. Durante la noche las inmensas llamas alimentadas con muebles y troncos de madera, que al parecer los Argien tenían en grandes cantidades, iluminaron todo el pueblo y hasta varias leguas alrededor.

ciudadquemada

Los Paios agolpados al exterior del recinto amurallado tuvieron que retirarse a gran distancia, tal era el calor sofocante desprendido por la gran hoguera formada por el pueblo de Arga recubierto de las llamas. Oportunidad aprovechada por los gudatzale para salir de los bosques y lanzar una lluvia de flechas contra los invasores.

Por otra parte ningún soldado u oficial Paio habiendo entrado en el pueblo volvió a salir de él y cuando a la mañana siguiente los pocos supervivientes que pasaron la noche a las afueras, viendo tal colosal espectáculo desde el refugio de las carretas, trataron de entrar al interior de las murallas, sólo hallaron cenizas y cadáveres de Bere y Paios carbonizados.

Ningún combatiente Argien salvó su vida… Prefirieron morir todos luchando y matando Paios que rendirse a los castradores y a los verdugos. Prefirieron morir como más les gusta a los Bere, es decir luchando.

Al hacer rápidamente números de bajas, los Jefes Paios se dieron cuenta que si habían perdido unos diez mil soldados desde el momento de poner cerco al Pueblo, es decir mucho más que en todas las campañas llevadas a cabo hasta ahora contra el Eta Berik, los Argien sufrieron en todo y por todo a penas un millar de muertos.
Entonces cayeron en la cuenta… Disimulados entre las mujeres evacuadas del pueblo, muchos jovencitos pudieron escapar. Incluso pensándolo mejor era posible que las mujeres fueran pocas, muy pocas e incluso ninguna, pues éstas huirían seguramente antes del inicio del cerco.
Los Argien tuvieron suficiente tiempo durante todos esos meses para aprender a andar como las mujeres y luego disfrazarse con la ropa dejada por éstas.
Por lo que el Menduru, subiendo a lo alto de las murallas y juntando sus dos manos, gritó de todas sus fuerzas en dirección a los bosques:

– Berikis… ¡os acordaréis de Arga!»

Arga había caído pero los Paios debieron pagar un precio juzgado por ellos mismos demasiado alto.
Igualmente se daban perfecta cuenta… Una vez más los Argien se mofaron de ellos, puesto que al fin y al cabo no les quedaba ni un solo prisionero entre sus manos, ni una mujer a violar, ni un niño a castrar…
Aparte los que pudieron abandonar la plaza, sin duda disfrazados de mujeres y de ancianos, los defensores del pueblo de Arga lucharon hasta la muerte.
Al día siguiente los Paios corrieron hacia los bosques por donde se fueron aquellas supuestas mujeres mas no encontraron a nadie… ni mujeres ni guerrilleros… ¡Nadie!

Tan amargados estaban los Paios que el Pare decidió crear otro pueblo en una pequeña llanura, dejando abandonadas para siempre esas murallas de tan desagradables recuerdos. Así nació el pueblo de PANPALEON «Buena tierra llana de la Panie» hoy Pamplona.

Alexandre Eleazar, Los Bere

Y también es así como a partir de aquellos ARGIEN con su increíble gesta, podemos ver como la expresión actual de “ser alguien” toma todo el sentido, además algunas zonas de iberia pronuncia arguien …

 

Anuncios

2 comentarios

    • Es increíble como aprendiendo un destello, un pedacito de la historia BErdadera, uno entiende tantas cosas… muchas gracias por compartirlo!… fuerte abrazo desde Paraguay…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s